400 años de la Rosacruz en el mundo

Disponible

El ser humano es por ello, Asclepios, un gran milagro, un ser vivo digno de veneración y honor, un ser que muda a la naturaleza de un dios como si realmente lo fuera, un ser que se entiende con el género de los demonios, conocedor de que su naturaleza es congénita a la suya, un ser que desprecia su componente de mera naturaleza humana fiado en el carácter divino de su otra parte.


9,00 € IVA incluído

17 otros productos de la misma categoría:

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

El ser humano es por ello, Asclepios, un gran milagro, un ser vivo digno de veneración y honor, un ser que muda a la naturaleza de un dios como si realmente lo fuera, un ser que se entiende con el género de los demonios, conocedor de que su naturaleza es congénita a la suya, un ser que desprecia su componente de mera naturaleza humana fiado en el carácter divino de su otra parte.

¡Oh, cuán felicísima es la naturaleza compuesta del ser humano!

Está vinculado a los dioses en consanguínea divinidad mientras desprecia la parte de sí que lo hace terrenal, se hermana con el lazo del amor a los demás seres vivos a los que se sabe

vinculado por disposición divina, levanta sus ojos al cielo. Tal es su privilegiado lugar intermediario, tanto ama a los seres que le son inferiores como es amado por los que le sobrepasan.

Cultiva la tierra, se mezcla con los elementos gracias a la agilidad de su mente y desciende a las profundidades

con la penetración de su espíritu. Todo le está permitido, ni siquiera el cielo le parece lejano porque lo mide desde muy cerca gracias a su ingenio; ninguna tiniebla del aire ensombrece la aplicación de su mente, ni obstaculiza su actividad la densidad de la tierra, ni entorpece su mirada la insondable profundidad de las aguas.

Es a un tiempo todas las cosas y está a la vez en todas partes.

Hermes Trismegistos,

Asclepios

Cesta  

producto (vacía)

PayPal